Regresa A Casa

Los Grandes Maestros actuales de Medicina China nos revelan sus secretos para la longevidad
15/03/2018
Ver Todos

Regresa A Casa

El trono del rey! Mr Ben descansa después de la práctica de Tai Chi - Chi Kung en la playa. Gran retiro de 7 días, ¡Hasta pronto!

A veces uno siente que ha llegado el momento de regresar y la llamada es muy clara aunque uno no sepa a dónde. Volver a un lugar donde tal vez jamás se haya estado antes pero que el alma va a reconocer. Es el mundo natural para el que nuestros cuerpos y mentes fueron creados. Es un regreso al propio centro. 

La capacidad de adaptarse al medio es uno de los profundos secretos de la vida y nosotros, como parte de ella nos adaptamos y sobrevivimos. Las ciudades que habitamos nos proporcionan intensos estímulos intelectuales, gratificantes experiencias interpersonales y oportunidades laborales que nos retan y nos hacen crecer pero nos confinan en un universo tecnológico que limita nuestros movimientos naturales y restringe nuestra respiración. Como todo en la vida puede ser algo muy hermoso o muy triste porque nos ofrece la oportunidad de convivir y crear cosas pero se cobra un alto precio. Es una cuestión de equilibrio. Volver a ser fieles a nuestra propia naturaleza es la mitad de ese equilibrio. 

En Fuerteventura es fácil alimentar el cuerpo y el alma de sol, aire, comida natural y experiencias. Es fácil porque lo más importante sucede sólo. La vida es así, lo realmente importante es espontáneo. Nadie alcanza a comprender el profundo milagro que sucede en el interior de sí mismo pero se puede sentir. 

Fuertemente arraigado en la memoria genética está tu amor por los espacios amplios, los cielos interminables, la deslumbrante luz del sol y el misterio universal del mar. Aquí tu memoria va a despertar, tú vas a despertar. Verás que es fácil fortalecer el cuerpo a través del movimiento, cultivar la mente a través de la meditación y respirar. Observando el mar uno cree zambullirse en su propio mar interior. Llegan la claridad y el descanso mental y una sensación de gozo inunda el ánimo. Observando el ir y venir de las olas rompiendo contra los acantilados el cuerpo empieza a latir con la corriente de la vida, siente el flujo vital del cual es parte. Es tan gozoso porque es sencillo porque es lo natural. Así honras a tu cuerpo y a tu mente y el alma se libera porque aquí recuerda que nació para ser libre. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *