El arte de comer inteligentemente utilizando el equilibrio Yin-Yang de los alimentos. El alimento como medicamento.

Amanecer practicando Tai Chi y Qi Gong en el parque natural de las Dunas de Corralejo.
02/12/2016
7 días de Retiro de Tai Chi – Qi Gong y comida vegetariana en Fuerteventura
17/12/2016
Ver Todos

El arte de comer inteligentemente utilizando el equilibrio Yin-Yang de los alimentos. El alimento como medicamento.

“La comida y la bebida son necesarias para nutrir la vida. Pero si se ignora que las naturalezas de las diversas sustancias pueden ser opuestas entre sí, y se las consume juntas indiscriminadamente, los órganos vitales pierden su armonía y no tardan en presentarse desastrosas consecuencias. Por consiguiente, quienes deseen nutrir sus vidas deben evitar cuidadosamente infligirse este perjuicio.” Hay cuatro fundamentos básicos de lograr y mantener una buena salud, «Estos son: dieta, ejercicio, descanso adecuado y la relajación, y una buena actitud mental.»
Desde esta perspectiva una correcta y armoniosa alimentación no sólo influyen en nuestra salud sino también en aspectos más sutiles como nuestra conciencia basándose en los principios Yin-Yang de cada alimento y en su aportación de “QI” el combustible de la vida. Deberíamos comer estacionalmente, nuestros cuerpos son rítmicos y en contacto con los ciclos naturales. El “QI” se encuentra en abundancia en la fruta y verduras maduradas al sol, en las plantas cultivadas sin abonos artificiales, en animales y productos de origen animal procedentes de ganadería adaptada a las especies concretas y en el agua de manantiales naturales. El “QI” se conserva ampliamente cuando los alimentos se preparan frescos , se comen crudos, cuidadosamente cocidos o ligeramente rehogados. El “QI” se reduce fuertemente o desaparece cuando los alimentos son de conservas, congelados, cuecen largo rato, se calientan en el microondas o se fríen mucho.
La mayoría de nosotros posee un metabolismo equilibrado capaz de admitir varias clases de comida cuando están correctamente combinadas. Aunque nuestro canal digestivo fue originalmente diseñado por la naturaleza para una dieta de frutas y verduras, nuestro sistema digestivo ha evolucionado y es capaz de producir los jugos gástricos necesarios para digerir la carne que pasó a formar parte de la dieta humana hace 50.000 o 100.000 años. Si grandes cantidades de proteínas animales no te dejan agotado, y si grandes dosis de azúcares y féculas no te hacen sentir nervioso, es probable que tengas un metabolismo equilibrado que sólo debe preocuparte elegir alimentos saludables de ambas categorías y de combinarlos correctamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *